jardín del museo adachi

JARDINES JAPONESES

Si hay un país alrededor de todo el mundo genuino y con un marcado carácter y tradición, ese es sin lugar a dudas Japón. En este rincón de Asia durante cientos de años se ha desarrollado una cultura única, admirada y valorada por millones de personas, que reconocen sobretodo la majestuosidad, solemnidad y también belleza, de todo lo que rodea a la cultura japonesa; desde sus tradiciones, arquitectura a sus icónicos jardines

Un icono cultural, embajador de la tradición japonesa

La cultura nipona siempre ha profesado un gran respeto y otorgado un protagonismo especial a la naturaleza. Prueba de ello es el jardín japonés, presente en muchas de sus viviendas tradicionales, que cuentan con un espacio natural anexo, donde cada elemento se estudia y cuida hasta el mínimo detalle, y donde nada es fortuito. Un jardín japonés es una zona muy especial del hogar, perfecta para la meditación y el esparcimiento, donde se puede entrar en sintonía con la naturaleza del entorno. 

Su importancia, belleza y atractivo es tal, que es una de las primeras imágenes que se viene a la cabeza a la hora de mencionar la cultura japonesa. Su gran reconocimiento ha motivado que los jardínes japonés hayan trascendido más allá de Japón, siendo posible ver excelentes ejemplos de un un jardín zen o jardín japonés en casi cualquier parte del mundo, como museos, restaurantes de prestigio o edificios y espacios representativos en grandes ciudades. 

¿Qué hace diferentes a los jardines japoneses?

Al contrario que ocurre en otras tradiciones como la europea, los jardines japoneses si bien quieren recrear un espacio natural, nada en ellos es fortuito o casual. Lo que hace diferentes a los jardines japoneses es el ímpetu de lograr la armonía y belleza de cada elemento, para que todo encaje a la perfección. En los jardines europeos aunque se persigue recrear espacios hermosos, no siempre son elegantes, armoniosos y ni mucho menos placenteros.

Los jardines zen japoneses hunden sus raíces en la tradición y en la propia esencia del país, lleno de archipiélagos e islas montañosas de gran belleza, en perfecta consonancia con el mar que rodea todo Japón. Los ríos, rocas, arena, montañas e incluso algunas cascadas son elementos naturales que se tratan de reflejar de manera elegante y asimétrica en los jardines japoneses, mediante una armoniosa combinación de elementos naturales como las montañas y el agua, tan características en en este rincón asiático.

El Jardín zen como la mejor forma de disfrutar de la meditación

Dentro de los jardines japoneses uno de los más afamados es seguramente el zen, conocido también por el nombre de “Karesansui“. Un jardín de gran sencillez, a base de arena, gravilla, musgo, pequeñas hierbas y rocas, que destaca principalmente por la ausencia de agua. Un espacio que invita a la relajación y a la calma, y a disfrutar de la placentera tranquilidad de estar en él. 

El objetivo de estos jardines japoneses es el de recrear un espacio genuino, elegante, donde la simplicidad sea el referente. Un estilo muy alejado de la pomposidad y majestuosidad -en ocasiones excesiva- de otros rincones del planeta, donde se busca obtener jardines que llamen la atención, más que inviten a la paz, relajación y tranquilidad como si lo hacen los jardines zen.

Los mejores (y no tan conocidos) jardines japoneses

Aunque es posible ver excelente ejemplos de jardines japoneses en grandes capitales de todo el mundo, la mejor manera de disfrutar su esencia es sin lugar a dudas visitando Japón.

1-Jardines Yuushien

En la prefectura de Shimane, al norte del país, encontramos uno de los mejores ejemplos de la destreza de los japoneses a la hora de crear estos maravillosos espacios: los Jardines Yuushien, uno de los más grandes y bellos del país. Si bien no suele ser tan conocido por los turistas, ya que se encuentra bastante alejado de las rutas habituales, su visita es más que recomendable, especialmente si nos adentramos en esta región al norte de Japón.

 

2-Ryoanji

Otro de los grandes ejemplos de jardín zen lo podemos encontrar en el templo Ryoanji en Kioto: un jardín de estilo Hiraniwa, una variedad dentro de los karesansui. En él destacan su sencillez y gran armonía.

3-Kokedera

También en la ciudad de Kioto está ubicado el jardín de Kokedera, donde el musgo es sin duda el verdadero protagonista.

4-Adachi

De nuevo en la prefectura de Shimane podemos visitar el Museo de arte Adachi, donde es posible disfrutar, como si se tratara de una obra de arte, de su espectacular jardín, principal reclamo del lugar. 

5-Kenroku-en

En la ciudad de Kanazawa se encuentra el mejor ejemplo de jardín de agua el de Kenroku-en.

6-Kairaku-en

Por otro lado, la representación de la naturaleza tiene su ejemplo más frutal con el jardín de ciruelos Kairaku-en, en la prefectura de Ibaraki; un rincón espectacular, especialmente en floración.

7-Korakuen

No menos importante, el majestuoso e impactante por su tamaño, jardín de Korakuen en Okayama, considerado durante años el mejor de los jardines del país.

Paradas obligadas para todo viajero que llega a Japón

Japón ya de por sí ofrece un gran atractivo por su cultura e interesantes tradiciones a los viajeros que recalan en este gran país. Sin embargo, pocos rincones del planeta muestran tanto respeto, admiración y preocupación por la naturaleza como este país. Los jardines japoneses son el principal ejemplo de ello. Unos rincones que merece la pena conocer y descubrir dentro de Japón, por ser uno de los más claros ejemplos de armonía, belleza y sencillez bien conjugadas, donde cada elemento incluido es esencial y fruto de una meditación previa, para que todo encaje a la perfección. 

Power your creative ideas with pixel-perfect design and cutting-edge technology. Create your beautiful website with Zeen now.